Frases sobre abogados

Como estamos en vacaciones, vamos a salirnos del frío lenguaje judicial y compartir algunas imágenes con frases en clave de humor sobre los profesionales del derecho. Espero que les guste:

diccionario-cliente-abogadodiccionario-abogado-clientepregunta de abogadojueces y suegrasabogados y barman

Anuncios

Elegir abogado de tráfico

¿Qué criterios utilizamos para elegir abogado de tráfico (o de cualesquiera otra especialidad)? Normalmente el boca/oreja, las opiniones en la red, directorios, etc. Normalmente buscamos profesionales con experiencia, buen trato, precio razonable y ubicados relativamente cerca de nuestro domicilio (o del lugar donde haya de tener lugar el pleito)

Me gustaría destacar el factor “especialización” dentro de los criterios que nos permiten elegir abogado. Y es que hasta hace relativamente poco -al menos en Tenerife- el letrado era una especie de pozo de sabiduría que tanto servía para divorciarnos como para reclamar una indemnización por accidente de tráfico o gestionar una sociedad limitada. Era una especie de “abogado de cabecera”, de confianza, de la familia….podíamos aprovecha una consulta con él para exponerle una docena de problemáticas jurídicas totalmente distintas.

Pero el derecho es inabarcable. Es materialmente imposible ser un experto, o inclusive gestionar con un mínimo de garantías un tema, salvo que nos especialicemos. Y soy consciente de que la especialización implica decir que no a muchos encargos, y eso puede parecer una auténtica barbaridad desde un punto de vista empresarial. Pero es que si nos olvidamos del cortoplacismo y buscamos labrarnos una reputación sólida, hemos de elegir en qué ramas del derecho nos queremos convertir en referencia.

Y es que cada vez más los usuarios supeditan cuestiones secundarias como la proximidad del letrado con tal de que éste realmente nos genere una absoluta confianza. Queremos que si -por ejemplo- hemos sufrido lesiones en un accidente de tráfico, el bufete que se encargue de la reclamación de nuestra indemnización sea uno con la debida experiencia y avalado por un buen número de casos ganados y clientes satisfechos.

Y es que -dicho con todo los respetos- los criterios para elegir abogado no pueden ser los mismos que utilizamos para acudir a un kiosko un otro para adquirir nuestro periódico o revista preferidos. La diferencia entre un bufete especializado y un abogado generalista puede implicar que nuestra indemnización (o divorcio, o desahucio) se vea abocada a un resultado poco satisfactorio.

Por ejemplo, en FM Abogados Tenerife somos especialistas en accidentes de tráfico desde el año 1992. El ochenta por ciento de los expedientes que tramitamos en el despacho tienen que ver con indemnizaciones por lesiones. Hemos tramitado miles de reclamaciones frente a las aseguradoras. Contamos con peritos médicos valoradores en nuestras propias instalaciones. Tenemos personal formado y especializado en todos los trámites precisos para gestionar su indemnización: asesores, personal de campo en juzgados para acompañamiento forense, gestores para negociación de indemnización con las compañías de seguros, peritos, abogados de sala, etc. Difícilmente un despacho de abogados generalista podrá alcanzar el grado de meticulosidad con que en nuestro bufete afrontamos cada nuevo expediente, lo que a la postre se traduce en una disparidad de resultados patente y acreditable.

Y todo ello, además, a un precio que en muchas ocasiones es incluso más competitivo que el de los despachos tradicionales, que a fin de rentabilizar los pocos asuntos que les llegan imponen una política de precios que en ocasiones llegan a duplicar los nuestros. Este factor en muchas ocasiones es definitivo a la hora de elegir abogado de tráfico.

Indemnización por accidente en Tenerife

Indemnización por accidente, cuánto cobraré y cómo

indemnización por accidente en Tenerife

Supongamos que ha sufrido un accidente de tráfico en Tenerife (o incluso en una población menos bonita). Ha resultado con lesiones y la culpa del siniestro ha recaído en un tercero. Lógicamente usted se planteará cobrar la pertinente indemnización por accidente, y acto seguido se preguntará cuál es la mejor manera de conseguir dicha indemnización y de que ésta sea la que realmente le corresponde.

Dentro de las opciones que se le plantean, en primer lugar deberá decidir sobre quién se ocupará de reclamar la indemnización por accidente de entre estos candidatos:

  1. Me lo reclamaré yo mismo. No debe ser tan difícil
  2. Voy a confiar en el tramitador de mi seguro
  3. Acudiré a una de esas franquicias que se anuncian por ahí
  4. Voy a contratar un abogado experto en accidentes.

Bueno, veamos lo que podemos esperar de cada opción: Respecto a la primera, es lógico que piense que si ha sido capaz de montar un mueble del Ikea nada se le puede resistir. Hagamos un trato, entonces: si también se ocupa usted de tratarse las lesiones que ha sufrido en el siniestro (operaciones inclusive), es posible que sea capaz de reclamar su indemnización por accidente sin acabar propiciando un estropicio de considerables dimensiones.

Respecto al tandem tramitador / abogado de compañía, no siendo la peor opción por la que puede apostar, sólo decirle que lo que realmente se le da bien a las aseguradoras es pagar lo minimo posible, no reclamar lo máximo para sus clientes. Así que muy probablemente si ésta es su opción acabe cobrando lo que la otra compañía le quiera pagar.

¿Una franquicia?. Estupendo, ¿para qué va a pagarle un 10 por ciento de su indemnización a un abogado con décadas de experiencia en reclamación de indemnización por accidente si puede soltar un 25 por ciento para que se ocupe un comercial con un cursillo online de cinco horas como todo bagaje?

Si finalmente opta, como la inmensa mayoría, por un abogado privado, sepa que aúna al menos tres ventajas:

  1. Dado que su abogado le cobrará un porcentaje sobre la indemnización que le consiga, por motivos obvios se moverá más que -por ejemplo- un abogado de compañía, que cobra más o menos lo mismo (y además muy poco) gane o pierda.
  2. El abogado, si está realmente especializado, es el profesional más cualificado para llevar de principio a final su asunto, desde la denuncia inicial hasta el acompañamiento sl forense, la negociación con el seguro responsable y si es preciso la asistencia a juicio. En una franquicia la persona con la que tiene la primera entrevista no es la que luego hará la reclamación y desde luego tampoco la misma que finalmente acudirá a juicio si es menester.
  3. Dado que el importe que le cobrará un abogado (o la mayoría, al menos, que hay casos y casos) queda dentro de los márgenes fijados por las aseguradoras en sus pólizas, muy probablemente lo que usted le pague se lo acabe devolviendo su seguro, esto es, que al final tendrá un abogado privado….gratis.

Accidente de tráfico en Tenerife

accidente de tráfico en Tenerife

Si ha sufrido un accidente de tráfico en Tenerife y ha resultado con lesiones, en FM Abogados Tenerife le recomendamos que siga estos consejos;

En primer lugar, ha de tener claro que los primeros instantes tras el siniestro son fundamentales para evitar tener posteriores problemas con la indemnización, así que no se fíe ni de su sombra y no abandone el lugar de los hechos sin que haya quedado acreditada la dinámica del accidente y por ende sobre quién recae la culpa del mismo. Esto lo conseguirá o bien mediante un parte amistoso (en modelo oficial) convenientemente redactado (no se olvide de las cruces que encontrará en la parte central del impreso, ni del croquis, y sobre todo firmado por ambos conductores. Si no es factible realizar este parte amistoso, no dude en llamar a la unidad de atestados correspondiente, bien a la Policía Local o bien a la Guardia Civil, en función del tipo de vía donde haya tenido el accidente de tráfico en Tenerife. Desde luego, la peor idea que puede tener es limitarse a tomar cuatro datos del contrario con la promesa de éste de rellenar el parte más adelante o de reconocer su culpa en su compañía de seguros cuando vaya a dar noticia del siniestro. Como expertos en derecho de la circulación, en Abogados Tenerife sabemos que uno de cada tres problemas a la hora de cobrar la indemnización del seguro arrancan de una mala acreditación de la culpa del accidente.

Una vez tenga esto resuelto, le queda por delante todo el tema de la asistencia sanitaria. En primer lugar ha de ir a urgencias. Si se trata de un accidente de tráfico en Tenerife puede acudir al hospital universitario o el de la Candelaria, a cualquiera de los del grupo Hospiten, a Quirón, San Juan de Dios, etc. Allí le harán rellenar un papel con los datos del seguro para poderlo facturar a la compañía, ya que los gastos médicos derivados de accidente de circulación no los cubre la Seguridad Social. Confirme que en el parte de urgencias queda constancia de todos los síntomas que presenta, ya que si falta alguno puede que la compañía de seguros luego alegue que esa dolencia no deriva del accidente, ya que no la manifestó en el primer momento.

Y tras el parte de urgencias, posiblemente se le indicará que ha de realizar rehabilitación. El error más común que cometen los accidentados es esperar a que su aseguradora se ponga en contacto con ellos para indicarles a qué centro han de ir, ya que si lo hacen será para invitarles a acudir al centro médico más barato de todos a los que tienen derecho por su póliza de seguros, centros que en muchos casos le darán el alta médica antes de tiempo. En lugar de esperar, si ha tenido un accidente de tráfico en Tenerife tome la iniciativa y acuda a uno de estos centros: Quirón (antigua la Colina), San Juan de Dios o cualquiera de los del grupo Hospiten.

Abogados Tenerife

Abogados Tenerife ¿Quién dijo que los abogados son caros?

abogados tenerife

Hoy día el abogado ha dejado de ser esa persona inaccesible a la que se acude como último recurso. La competencia ha conllevado que nuestra profesión tenga que ofrecer algo más que un asesoramiento jurídico, y a que los letrados tomemos conciencia de que hemos de buscar a nuestra clientela y no esperar a que por arte de magia los clientes vayan cayendo frente a nuestra mesa de caoba.

En ese contexto, Abogados Tenerife tuvo muy claro desde sus inicios hace casi un cuarto de siglo que hay tres tipos de cliente en lo que respecta a la prosperidad del negocio: los descontentos, los aceptablemente conformes y los muy contentos. Los primeros te pondrán a caer de un burro entre todo su entorno, los segundos a lo mejor vuelven si tienen otro percance, pero no te recomendarán. Los terceros son tus mejores agentes comerciales, y ten por seguro que tanto su familia como sus compañeros de trabajo, vecinos y amigos acabarán sabiendo de ti.

Pero en Abogados Tenerife sabemos que para que un cliente pase a formar parte de ese tercer grupo es necesario que éste tenga la percepción de que se ha hecho por él más de lo que era obligatorio, y esto entraña tener una primera visita sin restricciones de tiempo, atenderle cada vez que llame, acompañarle a gestiones jurídicas en las que no sería preceptiva la intervención del abogado (acompañamientos a forense en caso de accidente de tráfico o a ratificarse en un proceso de divorcio express, etc), tener un poco de empatía y una política de honorarios razonable. Luego, claro, tendrá mucho que ver en su percepción lo que diga la sentencia, pero eso no siempre lo podemos controlar.

Entrando en la cuestión de los precios, veo por ahí despachos de derecho matrimonial que cobran más de mil euros por un divorcio express, cuando el trabajo efectivo que este procedimiento nos suele llevar de media contabilizado en horas no llega a las seis (y eso acompañando a ratificarse al cliente). En Abogados Tenerife por eso hemos fijado el precio del divorcio de mutuo acuerdo en 350 euros (175 por cónyuge) con todo incluido (procurador, impuestos, etc). Sé que para cobrar lo que otros compañeros por un divorcio yo tengo que llevar cuatro, pero se da la particularidad de que de esos cuatro al menos dos quedarán muy satisfechos (con todo lo que implica)

Tres cuartos de lo mismo pasa con la reclamación de indemnización por accidente de tráfico (nuestra otra especialidad). Hay compañeros (y franquicias) que están cobrando un 25 por ciento de la indemnización, mientras que en Abogados Tenerife llevamos veintipico años cobrando tan sólo un 10 por ciento. A nosotros nos sale a cuenta y el cliente, que no es tonto, cuando vuelve a tener un siniestro no duda en volver.